24 enero 2008

* - *


Bienvenidos aquellos que ruedan cuesta abajo. Bienvenida la noche, el neón y el humo, la duda y las certezas como cristales en los ojos. Bienvenidos los que
caminan entre palabras y engaños, aquellos que se debaten entre la poesía y el suicidio. Bienvenida la niebla, el café frío, también como no los cuerpos extraños.

Bienvenidos aquellos que cantan su miseria, que pintan sus miedos, que escriben profecías. El deseo inconfesable, el recuerdo marchito, el presente frío de los héroes destronados. Bienvenidos aquellos que se asoman al vacío, los rostros entrevistos en los baños y en los parques. Bienvenida la sombra, el tacto indeciso. Bienvenida la vida que nos queda y que nos huye.

Esta es vuestra casa, pero yo no soy vuestro hombre.
Perdonad el desorden, descorred las cortinas.

6 comentarios:

Calle Quimera dijo...

Por lo que veo soy bien recibido,paso y me acomodo.Salud¡¡¡.

Calle Quimera dijo...

Efectivamente, esta es mi casa. Así que haré como mi compañero de blog, me acomodo , no sin antes descorrer las cortinas.

Un beso, es muy agradable tenerte de nuevo por aquí.

aigean dijo...

Claro que corremos las cortinas... hay que dejar entra la luz.
Esperamos saber de ti.

sPuLzEeR dijo...

Una vez limpie mi casa, abrí las cortinas, y durante un tiempo seguía oliendo a viejo.
Suelo pasearme por tu casa, porque adoro como escribes.
Una amiga de la chica que salió de la tarta

Anónimo dijo...

Voy preparando el cafelito?

Maleta

Anónimo dijo...

Cuesta abajo es la rodada, como decía el tango...
Aitor