08 marzo 2007

SU PALABRA

Te querré hasta que me muera, le dijo,

y cuando murió la dejó tirada como una colilla.

...Se esfumó como si tal cosa.

Un poco cabrón, el tipo,

Pero al menos cumplió su palabra.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Espero que eso no sea una reprimenda...
ya sabes quien soy

kamenah dijo...

No estaba en sus manos hacer de otro modo, todo el peso recae sobre la persona que permanece...

aigean dijo...

Quizás uno promete pensando que la muerte queda lejos...
Promesas y promesas y promesas y bla bla bla...

palabrotas dijo...

Espectacular! Yo siempre he dicho que los amores eran mucho más fáciles antes. Cuando la esperanza de vida era mucho menor, el divorcio era algo descabellado, y uno simplemente se dejaba llevar por el ronroneo de la inercia...
Y entonces uno podía prometer amar para toda la vida y, en muchos casos, hasta se conseguía!... Afortunadamente, los tiempos han cambiado. Ahora somos más libres, y precisamente por eso, también más complicados. Y un "te querré hasta que me muera" sigue sonando precioso, pero da un poco de risa floja. No por imposible, pero casi casi...