09 abril 2006

Ósmosis // MEDIA DE RANCHERAS

El otro día leí que las personas que conviven juntas muchos años acaban pareciéndose físicamente entre sí. Las experiencias vitales determinan las expresiones faciales y, por tanto, las alegrías y las penas vividas por una pareja a lo largo de los años hacen que sus rostros terminen pareciéndose.

No me había fijado hasta ayer. Mis padres, que llevan juntos más de treinta años, tienen similitudes que, viendo sus fotos de boda, no tenían al casarse. Ciertas líneas de expresión de mi madre aparecen hoy, por arte del tiempo, en el rostro de mi padre. Y la mirada de este, cansada por los años pero profunda, bondadosa, vive ahora en los ojos de mi madre. Mi padre a sus setenta años está más guapo que nunca y los ojos de mi madre, en su juventud más inexpresivos, son ahora absolutamente reveladores.

Dice esa teoría que las experiencias vitales determinan las expresiones faciales, que las alegrías y las penas marcan el rostro de una pareja. Pero también la admiración y el respeto mutuo, estoy seguro, deben jugar un papel importante en esa ósmosis de la que mis padres, tras toda una vida juntos, son un ejemplo de mutuo enriquecimiento.

Intento extrapolar esa teoría a todo lo que me rodea. Y dejando a un margen a las personas a las que admiro y respeto, sobre todo a Rocío, no puedo dejar de esbozar una sonrisa mientras miro la estantería de mi salón. Si las personas que conviven juntas mucho tiempo acaban pareciéndose entre sí, también puede ocurrir que un escritor pueda terminar pareciéndose a quienes, con sus palabras, lo han acompañado desde que era un niño.

Y si esa teoría es cierta, pese a los sinsabores, tengo motivos de sobra para seguir escribiendo.



(Nota: El título de esta nueva sección de textos inclasificables se la debo a Carlos y a sus continuas coñas, bajo las cuales hay una persona genial a la que conocí en un bar imaginario, el Charming, una noche en este blog. Va por ti, Cocó.)

12 comentarios:

Beaumont dijo...

Gracias pishurra mía. Que sepas que tú queridísima amiga me ha tenido que coger de la silla para no caerme. Y como siempre, me quedo con la sensación de que o te toco el culo más la próxima vez, o me haces una transfusión de sangre, para poder aprehender esa capacidad de sintesis prodigiosa que atesoras.

Anónimo dijo...

será por eso que los perros se parecen a sus dueños?no dudes que algún día estarás en muuuuuchas estanterías.Lindo demais. Un besazo
Marian

mmori dijo...

todo se somatiza, hasta los detalles más intrascendentes dejan una marca en nosotros, como una fuerza que nos empuja a un lado y a otro... a eso se le llama vivir.

Pat Rizia dijo...

es cierto lo de esos parecidos, a veces, cuando miraba a mi novio dormir, observaba en él mis propiso gestos, mi postura. También se le pegó mi mala leche, al pobre

gabi dijo...

Cuidado con los parecidos que alcanzamos. Hay referencias en las estanterías nada deseables.
Un abrazo.

el que deambula dijo...

Gracias por vuestros comentarios, realmente no sabéis cómo de importante es saber que este blog se lee, y comentar es la única manera fehaciente de comprobarlo.

Carlos:

Que Bertin nos ampare.

Marian:

Eso es porque me conoces y me aprecias, en todo caso, me contento con mucho menos, ya lo sabes.

Mmori:

Más claro el agua, eso sí que es síntesis.

Pat Rizia

Gracias por leer el blog. No sufras por tu chico, la mala leche vive en cada uno de nosotros, sólo es cuestión de aplicarle la chispa adecuada. Espero verte más.

Gabi

Tío, que alegría leerte aunque sea comentando. En mi estantería me cuido de que sólo haya canela fina. No se me caen los anillos si tengo que meter en una caja un libro malo. Pero tienes razón, depende de a qué te parezcas ha merecido la pena o no.

GRACIAS GRACIAS GRACIAS

Anónimo dijo...

azin zi.
Inperson

javierdebe dijo...

Pichita, pos saca el libro ya rápido, porque hay algunos a los que no nos importaría parecernos un poquito a ti!!!
Abrazos juertes!!!

Vic dijo...

Y saliendo un poco de las estanterías... te parece que se nos pegarán algunos rasgos de nuestros compañeros de la blogosfera?

javierdebe dijo...

Por fin, un regalito pa ti!!
(poquito a poco, sé que me falta mucho pero espero que te sorprenda algo).
Aunque no lo pone en el texto, va dedicao a ti. (pero no por que tengas algo que ver con lo que dice el texto).

Xydehia dijo...

Es curioso ... Hace tiempo leí algún que otro experimento en el que se demostraba que la respiración de una pareja se sincronizaba en sus horas de sueño después de los años...
Has la respiración y los latidos se acompasan...

Besitos

laveron dijo...

o sea que...según la teoría de carlos ¿terminaré pareciéndome físicamente a Emily Dickinson?...voy a buscar alguna foto de ella...a ver que tal se ve.
un besote, angelote!