12 abril 2007

ESPIRALES

¿Me quieres?
-Te quiero
¿Cuánto?
-Mucho
¿Y qué significa mucho?
-Significa más que bastante
¿Bastante más que qué?
-Bastante más que poco
¿Poco? ¿Me quieres poco?
-No... Te quiero mucho.
Me quieres poco. Lo has dicho.
-Sólo he dicho bastante más que poco.
Pero me quieres poco, a fin de cuentas.
-A fin de cuentas, aquí estoy.
¿Ves? Ya no me quieres.
-Sí que te quiero... ¡Te quiero!
¿De verdad? ¿Me quieres?
-De verdad. Te quiero.
¿Cuánto me quieres?
-Mucho.
Vale.
-Bien.
¿Y qué significa querer?
-...

7 comentarios:

Lo Peor del Mercado dijo...

El lenguaje se parece a esos bolsillos rotos por donde se escapan las monedas, las palabras. ¿Acaso "te quiero" no es suficiente? ¿esa moneda vale menos que otra? Nada de eso. La "rotura" del lenguaje nos obliga a escarbar los bolsillos sin poder llegar al fondo, nos obliga a ser un poco poetas.
Te sigo.
Un beso

ana dijo...

Yo te quiero, te quiero mucho, como la luna al sol, como la trucha al trucho, así te quiero yo, que le cantaba una jovencísima Carmencita Sevilla a Arturo Fernández camino del Rocío.
Aish, tontis, claro que me acuerdo de ese comentario :D Gracias gracísimas por el vídeo.
Canela en rama para ti también, primor ;)

Anónimo dijo...

Espero los circunloquios...

el que deambula dijo...

Pues sí, amiga, hay una canción de moloko que dice "Nothing can come close to this familiar feeling, we say it all without ever speaking". Supongo que el amor se constata cuando sobran las palabras. Estos dos en vez de estar pelando la pava, como decimos por aquí, la están desollando. Muchas gracias por tu visita. Yo también te seguiré.

Ana, hija, que aunque parezca mentira me pones colorada. El próximo video irá dedicado al carles. Muchos besos para los dos, espero que no andeis nunca con conversaciones de besugos como la de los protagonistas del post.

Y en cuanto a ti, chica en rojo que camina, ¿no ves que estoy haciendo un circunloquio antes de ese texto?. Estoy dejando que se me acumulen las ideas, de todas maneras, pronto te pasaré como continúa ese otro texto que me trae por la calle de la amargura. Buen fin de semana y paya, a ver si me haces hueco.

mmori dijo...

No se por que los enamorados son los principales especialistas en las conversaciones circulares, en las nonadas, en definitiva. Estar enamorado es ser el protagonista de una eterna nonada...

www.mmori.blogspot.com

aigean dijo...

La herramienta más común para comunicarnos es la que más malentendidos nos provoca.

A mí me encanta esta canción de Nouvelle Vague, "in a manner of speaking I just want to say that I could never forget the way you told me everything by saying nothing".

"Nuestras palabras
nos impiden hablar.
Parecía imposible.
Nuestras propias palabras".

Pedro Casariego Córdoba
(Madrid, 1955-1993)

LOLA GRACIA dijo...

Sí, hace décadas solía tener estas conversaciones. Es que cuando uno se enamora se pone de un pesao....