15 enero 2007

UN MAL DÍA

Y después del día que llevaba, imagina, aparece un tipo al que no conocía de nada y me dice que me quiere dar un abrazo, que están regalando abrazos por toda la ciudad...

...Luego me sentí mal. La verdad, me pasé un poco.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo también vi la noticia! Estás sembrao.

Patana

el que deambula dijo...

Asias, guapa.

aigean dijo...

A los regaladores de abrazos los vi en Navidades por la calle Preciados, deambulando por Sol.
Pensé "abrazan como quien se abraza a una religión, sin conocer a quien aprietan entre los brazos".
Sin duda el contacto humano es necesario, torcarnos los hombros hace mucho.