13 septiembre 2005

USTED NO SABE CON QUIÉN ESTÁ HABLANDO

(Música asquerosamente relajante)

- El Sol Azul, buenas tardes, le atiende Laura Gentil, ¿en que puedo ayudarle?
- ¿Usted? Usted no puede ayudarme, páseme inmediatamente con su superior.
- Siento decirle que en estos momentos no puedo transferir su llamada a ningún coordinador. Si usted lo desea, puedo atenderle yo.
- A ver, imbécil, usted no puede ayudarme. Le he dicho que quiero hablar con un superior y me va a pasar con él inmediatamente.
- Si me explica, señor, de qué se trata yo…
- No se lo voy a repetir más, inútil. Se me está acabando la paciencia. ¿Sabe usted con quién está hablando?
- ...No, señor, no es necesario que me lo diga. Sé perfectamente con quién estoy hablando. Su llamada aparece identificada en mi terminal.
- ¿Lo sabe entonces, no? Bien, pues ya sabe…
- Sí señor, disculpe que no me haya dado cuenta. No sabía que era usted un auténtico hijo de la gran puta de los buenos.
- ¿Cómo? ¿La he oído bien?
- Sí, señor. ¿Cómo desea que me dirija a usted? ¿Como auténtico hijo de la gran puta o tan sólo como hijo de puta?
- Esto es inaudito. Señorita, juro que haré que la despidan inmediatamente, lamentará amargamente haberme insultado de esta manera.
- Señor hijo de puta. Le recuerdo que para solicitar mi cese fulminante dispone de nuestra dirección web o de nuestro teléfono de atención exclusiva para hijos de puta.
- Esto es inaudito…
- Disculpe, señor hijo de puta, aún no he terminado de facilitarle la información: Una vez producida mi baja, y aunque ya no trabaje en esta empresa, me encargaré personalmente de hacerle una visita en su domicilio para asegurarme de conocer sus impresiones sobre mi proceso de despido, así como su calificación sobre la agilidad y eficiencia del mismo.
- ¿Hacerme una visita? ¿Quién coño se cree que es? ¿Acaso se atreve a amenazarme, subnormal?
- Sí, señor hijo de puta. Estoy amenazándole formalmente y grabándolo para que tome valor contractual. ¿Desea usted alguna otra información?
- ….
- El Sol Azul le desea buenas noches, señor hijo de puta. Gracias por su llamada.


Para Lorena y Celia.

2 comentarios:

ana dijo...

Oooooish, qué difícil eso del toreo telefónico, me recuerda a mis tiempos!!
Claro que esta niña es toda un Curro Romero!!
Besosss

anonimous dijo...

bueno...:)