08 enero 2005

LA LLAVE

De tener la llave escondida en mil cajas fuertes, deseando olvidar las claves para nunca poder abrirlas, he pasado a llevarla colgada de mi pecho, a la vista de quien me ama y de los espejos. La soledad, lo reconozco, tiene algunas cosas buenas. Ya entro de vez en cuando en mi cuarto oscuro.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

bien, lo mejor que he leido de ti.
Aitor

Carlos Fernandez dijo...

Entraste en mi lista de Grandes... con esa pequegna llave.